HISTORIA

Todo empezó cuando Salvador Casademunt fundó la relojería en la calle Mayor de Sant Joan de les Abadesses. Era un buen profesional y tenía pasión por el mundo de los relojes. su mujer, Carmen Vidal, tenía la habilidad de saber tratar a los clientes. Más adelante, se trasladaron a la calle del Beato Miró.

Su segunda hija, Rosita Casademunt, continuó el negocio familiar con la misma ilusión que sus padres le habían inculcado. Rosita se casó con Joan Cubí, que más adelante cambiaría el oficio de mecánico por el de relojero. Después de pasar unos tiempos muy difíciles durante la postguerra, consiguieron seguir con el negocio.

Actualmente son M. Carmen Cubí y M. Teresa Cubí, nietas del fundador, las que llevan el negocio. Ellas llevaron a cabo una importante modernización y se trasladaron a la calle de Pere Rovira.

 

QUIENES SOMOS

Somos una empresa familiar situada en un pequeño pueblo. Nuestro objetivo principal es velar para que nuestros clientes se sientan como en casa, dando un trato de proximidad y de confianza.

Rellotgeria Casedemunt es un negocio con muchos años de historia, que ha pasado de generación en generación. Actualmente, trabajamos cuatro ramas: relojería, joyería, artículo de regalo y taller de joyas y relojes. Esta última es fruto del conocimiento que empezó con el bisabuelo Salvador y ha ido traspasando hasta el día de hoy, que nos permite dar un servicio post-venta directo a nuestros clientes.